Datos, Internet

Cable ACE: Tenerife conecta su NAP

Cable ACE

De ser una zona dependiente de Telefónica a tener una de las más interesantes conectividades de Europa en los últimos cinco años. Además de los diversos cables submarinos PENCAN del operador incumbente que unen a la isla con península; del brasileño BRACAN; del amarre del cable WACS gestionado por Vodafone y que desde Sudáfrica a Londres, entre muchos otros, ahora Tenerife conecta su centro de Proceso de Datos de Alta Disponibilidad, es decir, su NAP (Neutral Access Point), al cable submarino ACE (África Coast to Europe) tras doce meses de despliegue. Será el único punto de España con conexión a esta infraestructura submarina que se extenderá desde Francia hasta Sudáfrica conectando todos los países de la costa occidental africana.

Servicios del NAP de Tenerife

Pirámide de servicios del NAP de Tenerife

Potenciales clientes

Las Islas Canarias son un mercado altamente atractivo para los prestadores de servicios de acceso a Internet. Empresas internacionales que prestan sus servicios en los países africanos podrán establecerse con servicios de alta gama en Tenerife como housing y neutralidad en la gestión, intercambiando datos fácilmente sin incurrir en gastos adicionales de bucle local.

Cable ACE

Se trata de un cable de comunicaciones submarino a lo largo de la costa occidental entre Francia y Sudáfrica que está gestionado por un consorcio de 17 operadores y algunas administraciones públicas. La primera fase del cable de 17.000 kilometros de fibra óptica se puso en servicio el 15 de diciembre de 2012, con una ceremonia oficial de inauguración se celebró el 19 de diciembre de 2012 en Banjul, capital de la africana Gambia. Algunos de sus puntos de amarre son Noukchott (Mauritania), Dakar (Senegal), Conakry (Guinea), Freetown (Sierra Leona), Monrovia (Liberia), Accra (Ghana), Lagos (Nigeria) y Luanda (Angola), entre otros.  Fuera de África y Francia, solo “hace escala” en Tenerife y Lisboa (Portugal).

Entrada anterior Próxima entrada

También te podría gustar

Sin comentarios

Deja una respuesta