Internet, Redes Sociales

Comida casera a domicilio: es posible

Variado de tapas

Comer como en casa de tus padres es muy posible con Internet. No todos tenemos tiempo para cocinar pero sin duda nos gusta comer bien y casero. Una posibilidad es acudir a Wetaca, empresa situada en Madrid que sirve a todo el territorio español y está comandada por Efrén Álvarez. Hay menús ligeros y variados pero, sobre todo, como en casa: garbanzas, lentejas con chorizo o crema de calabaza; también elaborados como un raxo en salsa con patatas panaderas. En su web están los platos con fotos y precios, ajustados a todos los bolsillos. Si pides antes del miércoles lo recibirás el martes siguiente. Lamentablemente aún no sirven a Canarias, pero pronto lo harán.

Por si no te convence este envío y quieres aprovechar los restaurantes locales, que ya disponen en su mayoría de servicio a domicilio, lo tienes fácil y cómodo usando Just Eat que concentra la mayoría de ellos.  Inició su actividad en 2001 en Dinamarca “fundada por un grupo de amigos hambrientos”.  ¿Qué tiene de especial? Todos los lugares a tu alcance –incluidos los cercanos a tu código postal-, las valoraciones de los usuarios, poder pedir en un horario determinado, conocer el pedido mínimo, tiempo de espera promedio y pago por la pasarela de pago seguro PayPal, entre otros métodos. También disponen de app móvil. Es lo que se conoce como marketplace y están en España desde 2010.

Por último, no menos interesante es Mi Nevera que presumen de ser “comida casera a domicilio”. Envasan cada plato con vacío, para quitar el aire (y según el plato con atmósfera protegida) para evitar que se oxide la comida. Incluso puedes plantearte planear toda tu semana de comidas. Envían tu pedido en transporte especial en frío, con Seur Frío. De especial interés, entre su amplía carta, conocer los que permiten una alimentación equilibrada, por ejemplo, para el runner, pensando para aportarte todo lo que necesitas para sacar el máximo partido a tu ejercicio, y el ligero, con platos más livianos sin abandonar el carácter casero.

Por alternativas que no sea. ¿Almorzamos como en casa?

 

Editado originalmente en el número de mayo de 2015 de la revista Mesa Abierta

Entrada anterior Próxima entrada

También te podría gustar

Sin comentarios

Deja una respuesta