Innovación, Internet

Lechugamanía

La tecnología no deja de sorprendernos como venimos contando en los últimos meses. Hemos puesto ejemplos de su aplicación a la cocina en casa pero ¿qué hay de la producción a gran escala?

Lechugas

La automatización de procesos de producción agrícola no es algo nuevo pero las cifras que se pueden alcanzar actualmente, sí que son verdaderamente llamativas. Por ejemplo, la empresa Spread (http://www.spread.co.jp) radicada en la prefectura de Kioto (Japón), está preparando una fábrica que promete 30.000 lechugas diarias, unas 10.000.000 al año. Desde 2006 se han dedicado a la producción de la saludable planta verde con cuatro variedades que surten a unas 2000 tiendas en el área metropolitana de Tokio, capital del país, aunque con la mitad de producción de la que ahora pretenden conseguir para 2017.

También en el país nipón, prefectura del tristemente famoso Fukushima, Fujitsu recicló una antigua planta de semiconductores y la puso en funcionamiento hace un año, aprovechando su know-how,  para así determinar temperatura, humedad, nivel de CO2 y cantidad de fertilizante necesario para obtener las mejores lechugas; unas 3.500 diarias. Presumen de que tienen poco potasio aunque son, como podrás imaginar, de precio elevado.

Ejemplos cercanos también tenemos. Innumerables, pero ahora que están tan en boga los drones, citemos en España a Agropixel (http://www.agropixel.com) que los utilizan junto a satélites y avionetas para tomar imágenes multiespectro, en diferentes longitudes de onda con el fin de obtener un mapa, identificar zonas diversas en tus cultivos y saber las causas que pueden haber influido negativamente en el vigor de los mismos.

En definitiva, gracias al trabajo conjunto de agronomía, investigación biológica, química con el complemento de la tecnología, la agricultura busca congeniar sostenibilidad, producción, eficiencia y, sobre todo, lo que más le preocupa al consumidor: alimentos sanos, nutritivos y que tengan los menores residuos posibles. Dale una oportunidad a tu cultivo y aprovecha la tecnología tanto para la cadena de producción como para poner en valor tu relación con clientes y/o proveedores. Tus verduras y frutas te lo agradecerán.

Editado originalmente en el número de septiembre de 2015 de la revista Mesa Abierta
Entrada anterior Próxima entrada

También te podría gustar

Sin comentarios

Deja una respuesta