Economía Colaborativa, Innovación, Internet

París: tecnología al servicio de la tradición

Bar Hemingway del Hotel Ritz

Siempre existe una excusa para visitar la capital del Sena. París es muchas cosas y, por supuesto, es gastronomía. El foie gras es de lo más emblemático de su cocina junto con los quesos que superan las 400 variedades. Esta pasada Navidad tuvimos la oportunidad de disfrutar de sus cafés y de un clásico como el Ritz Sidecar, un coctel a base de Cointreau que se sirve en el Bar Hemingway del Hotel Ritz, frecuentado en su momento por el escritor norteamericano homónimo.

Pero en esta columna mensual hablamos de tecnología y París nos ofreció una llamativa apuesta en estos días. Se trata de formación culinaria innovadora en un lugar histórico como el neorrenacentista château de Ferrières que vio la luz en 1855. El centro cuenta con 1500 metros cuadrados de cocinas, 12 salas lectivas de hasta 48 plazas, 400 metros cuadrados de bodegas y 2000 metros cuadrados de espacios para eventos diversos. Este año construirán un campus con capacidad para nada menos que 1.600 alumnos. No sólo mantienen las últimas novedades en cuanto a los elementos para cocinar sino también posee una incubadora propia para lanzar experiencias emprendedoras.

Château de Ferrières

Más allá de la propia historia del castillo, salpicado de intrigas y de haber sido incluso tomado por los nazis en la Segunda Guerra Mundial, la tecnología realiza su simbiosis particular en este ecosistema para la primera promoción de sus afortunados alumnos.

La Oficina de Turismo de París promociona dos restaurantes en su interior que apenas tienen unos meses: ‘Le Baron’ y ‘Le Chai’, dos bistros en los que alumnos practican con profesionales de alta cocina premiados con Estrechas Michelín. No es para menos: sólo la visita a sus instalaciones merece la pena y respirar ese art de vivre a la francesa.

Enamorarse de París o en París pero acompañado de un buen plato regado con los estupendos caldos de la zona. ¿Puede haber mejor plan?

Editado originalmente en el número de enero de 2016 de la revista Mesa Abierta

Entrada anterior Próxima entrada

También te podría gustar

Sin comentarios

Deja una respuesta